Esclerosis Múltiple: La importancia de la fisioterapia en EM

La importancia de la fisioterapia en EM

La fisioterapia cumple una función importante en el tratamiento de la EM. En los primeros estadios tras el diagnóstico, se suele hacer un fuerte hincapié en la educación y el autotratamiento.  

El fisioterapeuta trabajará junto a usted para definir y conseguir los objetivos funcionales que necesite.  Algunos de los síntomas que pueden tratarse con fisioterapia  son los siguientes: 

Debilidad muscular: 

El fisioterapeuta recomendará ejercicios de fuerza en los que se emplean pesas o bandas elásticas que se centran en recuperar el control de músculos que han quedado debilitados o bien,  corregir los desequilibrios musculares para recuperar la estabilidad postural. El entrenamiento de fuerza ayuda a reducir el cansancio.

La reducción del control motor (o parálisis) de una pierna o un brazo:

La fisioterapia puede ayudar a recuperar el movimiento perdido cuando aún existe la posibilidad que los impulsos nerviosos activen los músculos debilitados. Si no es posible recuperar el movimiento, se puede prescribir un dispositivo ortopédico externo que ayude a mover las extremidades (una ortesis), como, por ejemplo, una férula en los pies para poder caminar mejor. 

Reducción del equilibrio:

Una vez evaluados los factores que provocan el problema de equilibrio, es probable que indiquen técnicas de corrección sin fisioterapia. Un ejemplo es cuando se recomiendan  estrategias de compensación para reducir el riesgo de caídas, por ejemplo, encendiendo la luz cuando ingresamos a un cuarto.

La espasticidad:

La fisioterapia enseña técnicas de estiramientos y posturas que ayudan a calmar espasmos e impedir la contracción de los músculos afectados. 

Dolor:

En la EM el dolor neurogénico o neuropático; se trata con medicamentos, otro tipo de dolor puede estar ligado a los espasmos musculares o tensión de las articulaciones, en esos casos el fisioterapeuta evaluará el nivel de apoyo postural y  le ofrecerá  asesoramiento sobre la atenuación adecuada de la presión. 

Los temblores:

Pueden escogerse varios tratamientos, como una serie de movimientos repetitivos que tienen por objetivo mejorar la coordinación, con pesos en las muñecas para reducir la amplitud del temblor y educación sobre posturas para aumentar la estabilidad del brazo o la pierna. 

El fisioterapeuta desempeña una función primordial en un programa de rehabilitación integral ya que fomenta un estilo de vida saludable y activo.

Es importante siempre contar con el seguimiento y control del médico, y consultarle las dudas que surjan antes de tomar decisiones que pueden afectar la salud.