Esclerosis Múltiple: Alteraciones Urológicas en la Esclerosis Múltiple (EM)

Alteraciones Urológicas en la Esclerosis Múltiple (EM)

Los problemas de orina son muy comunes en la EM. Más del 75% de las personas con EM presentan alguna alteración urológica. La frecuencia de estos síntomas se disparan cuando la EM tiene más de diez años de evolución, aunque eso no significa que no pueda haber problemas de orina al comienzo de la enfermedad.

Los síntomas urinarios se producen porque al progresar la afectación neurológica, se puede ir deteriorando la función de la vejiga y de los esfínteres que regulan la micción.

Según los expertos hay dos tipos de síntomas urinarios: los irritativos, cuando se afecta la fase de llenado de la vejiga, y los obstructivos, cuando se afecta la fase de vaciamiento. A menudo coexiste una combinación de los dos tipos de síntomas.

– Los síntomas irritativos más comunes son la urgencia miccional, el aumento de la frecuencia urinaria, los escapes involuntarios de orina (incontinencia urinaria), los deseos de orinar constantes, y las molestias a nivel de la vejiga y de la uretra.

– Los síntomas obstructivos más frecuentes son la dificultad para iniciar la micción, pudiendo llegar incluso a la imposibilidad para orinar, el chorro débil, la interrupción de la micción y la necesidad de levantarse por las noches a orinar.

Estas alteraciones urológicas de la EM aumentan el riesgo de aparición de infecciones urinarias, condicionan las actividades y las relaciones sociales, y reducen la calidad de vida. Para paliar esta afección y mejorar nuestra calidad de vida, podemos poner en práctica una serie de medidas:

– Beber suficiente cantidad de líquido (al menos 2 litros diarios) para evitar las infecciones urinarias.

– Evitar el consumo de alcohol, té y café, porque estimulan la diuresis.

– Practicar ejercicios para fortalecer el suelo pélvico (ejercicios de Kegel).

– Reentrenar la vejiga, por ejemplo, yendo al baño en intervalos de tiempo regulares aunque no se tenga deseos de orinar.

Si estas medidas no fueran suficientes, el neurólogo o el urólogo pueden aconsejarle algún tratamiento médico para mejorar las fases de llenado y vaciado de la vejiga, y normalizar así su capacidad de almacenamiento.

Fuente:

Es importante siempre contar con el seguimiento y control del médico, y consultarle las dudas que surjan antes de tomar decisiones que pueden afectar a la salud.