Aspectos Nutricionales

Aspectos Nutricionales

¿Es la malnutrición un problema para los pacientes con esclerosis múltiple (EM)?

La cuestión acerca de que si los hábitos alimentarios y el estilo de vida tendrían influencia en el curso de la EM, es todavía un tema de debate, y en la actualidad, la terapia de la EM no se asocia a ninguna información sobre la dieta y el estilo de vida.

Recientemente se ha informado que los factores dietéticos y el estilo de vida podrían exacerbar o mejorar los síntomas de EM, ya que esos factores influirían la modulación del estado  de inflamación.

El control se ejercería con el tipo de alimentación tanto de las vías metabólicas como de las vía inflamatorias en la célula humana, y además, sobre la composición de la flora bacteriana protectora intestinal (llamada microbiota), de los pacientes con EM.

Se afirma que son perjudiciales las dietas de estilo occidental hipercalóricas, caracterizadas por altas concentraciones de sal, grasa animal, carnes rojas, bebidas azucaradas, alimentos fritos, dietas bajas en fibra, y la falta de ejercicio físico.

La persistencia de los pacientes en este tipo de dietas, producirían una mayor tendencia a las recaídas de la EM.

La buena noticia es que por el contrario, el ejercicio físico y las dietas de bajas calorías basadas en la superposición de verduras, frutas, legumbres, pescados, y los alimentos con prebióticos y probióticos (las denominadas bacterias “buenas”), tendrían un efecto positivo.

Los prebióticos son sustancias que estimulan el crecimiento de los probióticos y otras bacterias, que se encuentran en nuestro organismo como constituyentes de la flora intestinal. Los  alimentos que contiene prebióticos son el alcaucil, la papa, los espárragos, las bananas. También el ajo, la cebolla y el puerro como base para salsas, guisos, o aderezos para ensaladas contienen prebióticos naturales.

Los probióticos se encuentran en el yogur, al cual se inoculan lactobacilos para lograr el producto final.

Los alimentos aconsejados son: cereales de trigo y avena, frutos secos (con moderación), sardinas, salmón, caballa, aceite de oliva, huevos, lácteos descremados, carnes con poca grasa, legumbres, verduras (consumirlas crudas), frutas (naranja, limones, arándano, uvas).

Por otra parte, los pacientes con EM tendrían niveles más bajos de folato, magnesio, vitamina E y otros nutrientes, que contendrían importantes propiedades antiinflamatorias o antioxidantes. Las recomendaciones para compensarlos con la dieta son:

– Folatos: vitamina B soluble en agua. Se recomienda aumentar el consumo porotos y lentejas ya que ayudan a producir glóbulos rojos.

– Magnesio: Se aconseja por lo tanto incrementar la alimentación con espinaca cruda, nueces, semillas y caballa. El magnesio ayuda a mantener los músculos y los nervios.

– Luteína-zeaxantina: Se debe estimular el consumo de vegetales de hojas verdes, que son potentes antioxidantes.En concentraciones especialmente altas a nivel ocular, serían cruciales para una visión sana.

– Quercetina:Fitoestrógenos flavonoides con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Se recomienda incrementar entonces la alimentación con alcaparras y cebolla, que tienen un potencial inmunomodulador y efectos neuroprotectores.

– α-tocoferol: Vitamina E. Aconsejan el aumento del uso los aceites vegetales y germen de trigo.

Un ejemplo de dieta variada y suficiente sería el siguiente:

Grupos de alimentos

Cuánto es una ración

Cuántas raciones tomar

Lácteos descremados: leche, yogur, queso, etc.

200 ml de leche (1 vaso) ó 2 yogures ó 80 g de queso fresco

2 ó 3 raciones al día

Cereales y Papas: pan, sémola, arroz integral, papa, pastas.

3 rebanadas de pan ó 3 cucharadas soperas de cereales (30 g) ó 60 g de pasta ó 1 papa mediana

4 a 6 raciones al día

Legumbres: lentejas, porotos, garbanzos, etc.

60g de legumbres secas

2 ó 3 raciones a la semana

Verduras: zanahorias, calabaza, lechuga, cebollas y espinacas (hojas), alcaucil, acelgas, etc.

1 plato

2 raciones al día

Frutas: arándano, ciruelas , pasa de uva, etc.

1 pieza mediana

2 ó 3 raciones al día

Carnes y aves: ternera, pollo sin piel, cerdo.

100 g de carne

5 ó 6 raciones a la semana

Huevos

2 huevos

2 ó raciones a la semana

Aceite vegetales: oliva

2 cucharadas soperas

2 raciones al día

Bebidas

5 vasos corresponden a 1 litro

5 a 8 vasos al día

 

Un hecho interesante es que beber café podría reducir el riesgo de EM.

El consumo de café podría proteger contra la EM, apoyándose en los efectos protectores para el cerebro. La cafeína actuaría en beneficio de la función de las células inmunes específicas en el cerebro.

Estos beneficios se demostraron en las personas que habían consumido cuatro o más tazas de café al día.

 

Bibliografía 

  1. J Clin Neurosci.2014 Sep;21(9):1603-5. doi: 10.1016/j.jocn.2013.12.024. Epub 2014 Jun 3.

Is malnutrition a problem for multiple sclerosis patients?

Sorgun MH1Yucesan C2Tegin C3.

  • 1Department of Neurology, Ankara University School of Medicine, İbni Sina Hospital, Samanpazarı, Ankara, Turkey. Electronic address: drmsorgun79@yahoo.com.tr.
  • 2Department of Neurology, Ankara University School of Medicine, İbni Sina Hospital, Samanpazarı, Ankara, Turkey.
  • 3Department of Psychiatry, Harvard Medical School, McLean Hospital, Boston, MA, USA.
  1. ASN Neuro.2015 Feb 18;7(1). pii: 1759091414568185. doi: 10.1177/1759091414568185. Print 2015 Jan-Feb.

Nutrition facts in multiple sclerosis.

Riccio P1Rossano R2.

Author information

  • 1Department ofSciences, University of Basilicata, Potenza, Italy paoloxriccio@gmail.com.
  • 2Department ofSciences, University of Basilicata, Potenza, Italy.

MS Linked to Lower Levels of Key Nutrients

Pauline Anderson

Medscape. March 03, 2015