Esclerosis Múltiple Argentina: Pronóstico de la Esclerosis Múltiple

Pronóstico de la Esclerosis Múltiple

Fuentes: Healthline. Robin Madell, Multiple Sclerosis Prognosis and Your Life Expectancy [Publicado el 21 de febrero de 2018; consultado el 15 de agosto de 2019]. Disponible en la web: https://www.healthline.com/health/multiple-sclerosis/prognosis-and-life-expectancy

La esclerosis múltiple (EM) no es una enfermedad fatal; sin embargo, no tiene cura. Aunque la enfermedad no va a desaparecer, los individuos tienen una buena expectativa de vida, similar a la de la población que no padece esta enfermedad.

Pronóstico

La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (NMSS) indica que la mayoría de las personas con EM tendrán una esperanza de vida relativamente normal. En promedio, los individuos con EM viven siete años menos que la población general y las causas de muerte suelen ser las mismas, como enfermedad cardiovascular y cáncer. El pronóstico es bueno, a excepción de aquellos casos de EM grave los cuales son infrecuentes.
Aunque la mayoría de los pacientes con EM no llegan a presentar una incapacidad severa, hay otros síntomas que interfieren en la calidad de vida y causan dolor, incomodidad y molestia. Una forma de evaluar el pronóstico de los pacientes con EM es examinar cómo la discapacidad que generan los síntomas afecta al paciente. Según informes del NMSS, aproximadamente dos terceras partes de los pacientes con EM no requieren silla de ruedas luego de veinte años, aunque pueden requerir apoyarse en el bastón o en muletas. Otros pacientes pueden utilizar silla de ruedas o patineta eléctrica para evitar la fatiga o el desequilibrio.

Progresión de síntomas y factores de riesgo

Es difícil predecir la forma en que la enfermedad progresa en cada individuo; la severidad de la EM varía entre los pacientes. Alrededor de un 45% de los pacientes con EM no están afectados de una forma severa por la enfermedad, mientras que la mayoría de personas con EM presentan cierta progresión.
Hay algunos factores de riesgo que pueden predecir la probabilidad de sufrir una forma más grave de EM y, por lo tanto, ayudan a determinar el pronóstico. Según la Clínica Mayo, las mujeres tienen el doble de riesgo de padecer EM que los hombres, además, ciertos factores elevan el riesgo de presentar síntomas más severos, por ejemplo: tener más de 40 años al momento de aparición de los síntomas, síntomas iniciales que afectan varias partes del cuerpo o síntomas que se presentan con alteración del control motor, del control urinario o de la función mental.

Pronóstico y complicaciones

El pronóstico varía según el tipo de EM que tengas. La EM primaria progresiva (EMPP) se caracteriza por un empeoramiento constante de los síntomas sin un periodo intermedio de remisión. Para las formas recurrentes de EM, existen varias pautas que pueden ayudar a predecir el pronóstico. Las personas que tienen mejor pronóstico son aquellas con:

  • Pocos brotes de síntomas en los primeros años posteriores al diagnóstico
  • Mayor cantidad de tiempo entre brotes
  • Recuperación completa de los brotes
  • Síntomas relacionados con problemas sensoriales, como hormigueo, pérdida de visión o entumecimiento
  • Exámenes neurológicos que parecen casi normales cinco años después del diagnóstico

Si bien la mayoría de las personas con EM tienen una expectativa de vida cercana a la normal, es difícil para los médicos predecir con certeza si la enfermedad empeorará o mejorará, ya que varía mucho de persona a persona. Hay que recordar que en la mayoría de los casos, la EM no es una afección mortal.

Conclusión

La EM afecta más la calidad de vida que la longevidad. Son los tipos raros de EM los que pueden disminuir la expectativa de vida. Los pacientes con EM deben afrontar una cantidad de síntomas que afectan su estilo de vida pero la longevidad es, en general, similar a la de los individuos que no sufren de esta enfermedad.